CENTRO CULTURAL SAN FRANCISCO SOLANO CENTRO CULTURAL SAN FRANCISCO SOLANO AQUÍ TU AMOR, SALVÁNDOME EL PAISAJE






AQUI TU AMOR

 

                  

                   AQUÍ  TU  AMOR,  SALVÁNDOME  EL  PAISAJE*

 

                          Poeta: Leonora Acuña de Marmolejo

 

                             

 

                         En esta bella y fúlgida abrileña mañana

 

                         que viene deslumbrante con veste transparente

 

                         de dorados cendales en oro recamados,

 

                         en vaga inspiración -mi numen se despierta-

 

                         en vaga inspiración –con tu nombre y tu voz-,

 

                         los cerezos en cierne contra el cerúleo domo

 

                         los lirios emergiendo de un sueño aletargado;

 

                         los pájaros de nuevo volviendo a hacer sus nidos:

 

                         ya Natura su impronta, del equinoccio ha puesto,

 

                         y todo el campo grita: ¡Aquí está “Primavera”!

 

 

 

                         Y ante el sacro esplendor, ¡tu amor!

 

                         ¡tu amor impredecible, que se niega a borrarse

 

                         terco en el lienzo fiel de mi melancolía,

 

                         develando el paisaje perdido y evocado

 

                         de aquesa adolescencia de núbiles caricias!

 

 

 

                         Tu amor ambiguo, disperso, itinerante

 

                         gravitando en las horas de mis lucubraciónes

 

                         y fiero desafiando mi recia voluntad

 

                         de estoica resistencia ansiosa por olvido.

 

 

 

                         Hay silencios de nido en mi alma indagando lo arcano

 

                         del amor que la asalta silente y sorpresivo,

 

                         arbitrario y voraz e impredecible…

 

                         de solemne esplendor que hechiza los sentidos,

 

                         avasallante y absorbente se entroniza allí:

 

                         fascinante, obsesivo, tempestuoso y febril,

 

                         mesmerisante, abrazador, voraz, despampanante,

 

                         delirante, indeleble y tenaz.¡Absolutista!

 

 

 

                         Mas el Señor Amor que en críptico misterio

 

                         adviene a nuestras vidas sin dar explicación,

 

                         en rara paradoja de sutiles misterios,

 

                         listo está al sacrificio, en noble abnegación,

 

                         sin esperar jamás retribución alguna;

 

                         lleno de compasión; comprensivo, indulgente.

 

 

 

                         Y aunque ya sea un camino pasado en nuestras vidas,

 

                         y nos  haya marcado jacillas percucientes

 

                         y nos haya dejado aherrojantes recuerdos,

 

                         así amargo y doliente y ustorio, dormirá

 

                         en un rincón  abscóndito de nuestro ser dolido,

 

                         recordando ternuras de sus sedeñas rosas,

 

                         tratando de olvidar los garfios espinosos.

 

                                                                                               

 

                          Así…, inerte y silente, éste el Señor Amor

 

                         como una entelequia enclavada en el alma,

 

                         será siempre el pivote, do giren nuestras ansias

 

                         do giren esperanzas y anhelos soterrados.

 

 

 

                        Hoy, ante esta fulgente primavera en Long Island,

 

                         en este paraíso de Nueva York querido,

 

                         abril me trae vivencias vernales, embrujantes

 

                         de aquel soberbio ocaso en La Costa del Sol

 

                         allá en Benalmádena, la de mi “Madre Patria”,

 

                         y una vaga nostalgia sacude el plectro mío.

 

 

 

                         Entonces en el sacro santuario de mi alma

 

                         en cruel melancolia desfilan los recuerdos,

 

                         y vuelvo a ver collares de oro y de diamantes,

 

                         rielando sobre el mar cual en loco espejismo.

 

                         Emergen remembranzas como de una alfaguara

 

                         de aquellos versos que hice aquesa primavera

 

                         cuando ante esa imponencia, mi musa me inspiró.

 

 

 

                        Hoy, frente a este vernal lienzo, un hálito divino

 

                         de célicas ternuras, señorea aquí en mi alma

 

                         y allá en la alta cima do campea mi esperanza,

 

                         tremola un confalón con tu nombre, y tu voz

 

                         ¡salvándome el paisaje de aquesta primavera!

 

 

 

                      * Del libro “Del crepúsculo a la alborada” 2007 Ed. René Mario